HIFU. Lifting Facial

HIFU. Lifting Facial
Producto nº: AD102
Precio sin IVA: 288,43 €
Precio (IVA incluido).: 349,00 €

¿Qué son los ultrasonidos focalizados de alta frecuencia o HIFU?

Se trata de ultrasonidos de alta intensidad que permiten concentrar toda su energía generando un efecto lupa sin afectar a los tejidos más superficiales de la epidermis. Al respetar las capas superficiales de la piel es un tratamiento no invasivo y que no requiere de ningún período de recuperación.

La tecnología HIFU ofrece una alternativa real y no invasiva a un lifting facial quirúrgico tradicional ya que es capaz de penetrar en la piel a profundidades sólo anteriormente posible con la cirugía.

La diferencia entre el HIFU y otras técnicas no invasivas como el láser es que los ultrasonidos focalizados actúan directamente sobre las capas profundas de la piel. 

Su principal característica es que el HIFU no daña la superficie de la piel mientras penetra con precisión a profundidades más grande y temperaturas más altas que la Radiofrecuencia, lo que es ideal para tratar la piel desde dentro como hasta ahora solo la cirugía era capaz de hacer. 

HIFU: ¿para qué sirve este tratamiento?

 

¿Cómo actúa el HIFU para el estiramiento facial?

Las ondas ultrasónicas causan un aumento de la temperatura corporal de unos 65º C que da lugar a una retracción y reestructuración de las moléculas de colágeno y elastina. El colágeno es una de las proteínas naturales que ayudan a mantener la piel tonificada y elástica.

El HIFU es capaz de conseguir que el cuerpo produzca nuevo colágeno, por lo que se produce un efecto tensor de la piel. De ahí que el tratamiento con ondas de ultrasonido de este tipo también se esté aplicando para luchar contra los signos de la edad y tensar la piel del rostro.

El HIFU es una alternativa para aquellas personas que desean una regeneración de tejido facial y verse con un aspecto más joven sin tener que pasar por el quirófano. Al producir la estimulación natural de fibroblasto, los resultados de reafirmación obtenidos se mantienen durante un largo tiempo y son totalmente naturales.

Las áreas en las que se puede aplicar este tratamiento son el contorno de los ojos, las mejillas, la boca y la cara en general lo que la convierte en una alternativa muy interesante al Botox, con el beneficio de ser capaz de mantener la expresión facial. Finalmente, la tecnología HIFU tiene unos resultados excelentes en la elevación facial post quirúrgica para mantener el levantamiento y tratar las cicatrices y entumecimiento.

¿Cuánto dura el tratamiento? ¿Tiene efectos secundarios?

La duración del tratamiento con ondas HIFU depende de la zona que se desee tratar, pero lo normal es que cada sesión dure entre 45 y 60 minutos.

Después, el paciente puede volver a su vida cotidiana con plena normalidad. En algunos casos aparece un enrojecimiento de la piel en la zona tratada, pero este efecto desaparece pasadas unos minutos.

Otros efectos secundarios son la aparición de una leve hinchazón en la zona tratada, hormigueo o sensibilidad al tacto, pero desaparecen de forma rápida.

En los días siguientes es normal sentir dolor muscular similar al de las agujetas.

Imagen relacionada

 

¿Cuando se ven los resultados del tratamiento?

El resultado final de este tratamiento va a depender del cada piel, del grado de envejecimiento y del metabolismo de cada persona. Dicho tratamiento es progresivo, es decir, que iremos poco a poco viendo los resultados, según nuestro cuerpo vaya regenerando tejido. No obstante, hablando en términos generales, los resultados finales se pueden empezar a ver en torno al 3º o 4º mes, aunque hay personas que más allá de ese tiempo sigue viendo evolución y mejora en la piel hasta 6 meses después. Lo más Importante, es que estos resultados pueden durar varios años en función del tipo de piel de cada persona y de sus cuidados.

 

¿Cuántas sesiones hacen falta y cuándo se pueden apreciar los resultados?

El número de sesiones que necesita cada paciente lo determinará en todo caso el especialista, pero lo normal es entre dos y tres.

Los resultados se notan desde la primera sesión. Hay que tener en cuenta que aunque los resultados se notan desde el primer momento, el colágeno tiene un tiempo de reestructuración de en torno a 1 mes, por lo que los resultados definitivos no se apreciarán hasta pasados unos 3 meses e incluso dependiendo de casos concretos el resultado puede seguir evolucionando.